LOONG KEE CAFE LONDON

134 G, Kingsland Road, Hackney.

Londres, E 2 8 DY

Telf.: 02077298344

Calificación: 6.5

Precio medio: 15-20 euros.

A solo diez minutos de la majestuosa City londinense se encuentra el emergente barrio de Hackney, donde las galerias de arte alternativas y los bares  más cool del momento conviven con la arquitectura industrial británica del siglo XIX. En una de sus calles principales, Kingsland Road, y rodeado de una veintena de restaurantes similares, se encuentra este vietnamita de aspecto algo tétrico y estética trasnochada.

El atractivo de Loong Kee se encuentra, lógicamente, en su cocina , vietnamita de verdad, en la que se mezclan platos mas o menos adaptados al gusto europeo con otros más exóticos que suelen ofrecerse fuera de carta. Los precios , que no suelen pasar de las 15 libras per capita, es otro motivo más para visitar este restaurante en la irresistible y casi siempre prohibitiva ciudad de Londres.

Estan bastante bien los  crujientes y nada aceitosos “Rollitos de primavera” (3.50 libras) en sus distintas versiones: vegetales, con carne, pescado, gambas o tofu;  la “Sopa wonton” (3 libras), reconfortante clásico que no falta nunca en la variada cocina vietnamita; y los  “Fideos  con carne de ternera vietnamita hofun” (6.50 libras).  Decepciona, sinembargo, el “Arroz -vaporizado?-salteado con verduras”  (5.50 libras), anodino y sin carácter.

Son delicadas y ligeras las “Empanadillas  al vapor” (4.50 libras) y bastante exótico el “Cangrejo de cascara blanda con verduras y chile” (7 libras), que se frie y degusta entero.

El local no dispone de licencia para vender alcohol -algo bastante británico, por cierto- pero si está permitido descorchar la botella de vino que el cliente traiga de casa. Como alternativa, se ofrece una amplia selección de zumos naturales (3 libras) y una buena limonada casera (1.80 libras), que marida perfectamente con los platos picantes.

Respuesta

  Comentario: 2


  1. Si vas a Londres has de ir a este barrio para descubrir otro aspecto de lo que se cuece en esta ciudad siempre alternativa y sorprendente. Y de paso pasarte por este restaurante, vietnamita auténtico, sin diseño ni chorradas. Un amigo autóctono me lo recomendó entre otros doce vietnamitas contados en la misma calle, por algo será. Su precio además muy asequible. De esos restaurantes, que si viviera por allí, sin duda lo visitaría a menudo para conocer bien toda su carta.

Respuesta


Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share