EL CABALLO ROJO

caballo rojo(Foto: Marco Teschke)

EL CABALLO ROJO

Cardenal Herrero, 32

Cordoba

Telf.957 475375

www.elcaballorojo.com

En una visita reciente a la muy cuidada y bella ciudad de Cordoba, tuvimos el placer de cenar en uno de los restaurentas más laureados y conocidos de toda España.

Situado estrategicamente en un rincón típico de la juderia, enfrente  de la impresionante Mezquita,  El Caballo Rojo sigue siendo la gran referencia gastronómica de la rotunda cocina cordobesa. Por sus cuidados salones han desfilado durante los últimos cuarenta años actores de Hollywood, estrellas televisivas, escritores decimonónicos, personajes de la jet-set, aristócratas decadentes y el mismisimo rey de España, que posa con los gerentes del local en una fotografía de 1982. Su cocina, algo anclada en el pasado aunque de indudable calidad, sigue gustando a su fiel y veterana clientela y, sobre todo, a los numerosos turistas que frecuentan la ciudad.

Antes de empezar a degustar algunos platos tradicionales del amplio recetario andaluz, el numeroso y amable personal de El Caballo Rojo ofrece una refrescante copa de Montilla-Moriles -un vino inexplicablemente infravalorado- y unos aperitivos de pescado frito un tanto anodinos. De los entrantes , algo subidos de precio , destacan el emblemático «Salmorejo de la Campiña» (12  euros) , muy fino y acompañado de un buen jamón;  la «Sopa de Pescado Variado» (14.50 euros), abundante y generosa; y los «Centros de Alcauciles con Habitas» (17 euros), una combinación delicada y contundente a la vez.

En la misma linea se sitúan el «Confit de Oca al Pedro Ximénez» (19 euros), al que solo le sobra una excesiva capa de aceite de oliva, y el famosísimo «Rabo de Toro» (17 euros), un plato de diez.  El un tanto seco «Solomillo Ibérico a la Pimienta» (19 euros), por el contrario,  no pasa del aprobado.

Merece la pena compartir algunas sugerencias  del  «Carrito de Pasteleria» (5.50), una tradición felizmente recuperada en algunos restaurantes de la nueva «alta» cocina española, donde la casa demuestra una vez más su obsesión por la calidad y la tradición.

La carta de vinos, clásica e igualmente algo subida de precio, está bien confeccionada para la rotunda oferta gastronómica de un restaurante que ya forma parte de la historia de esta atractiva ciudad.

Respuesta

  Comentario: 1

Respuesta


Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share