DOS PEBROTS BARCELONA

Carrer del Dr. Dou, 19, Barcelona.

Teléfono: 938 53 95 98

Tipo de Cocina: Inclasificable

Relación calidad-precio: 6.5 (50 €)

Texto y fotos: Lutz Petry

Dos Pebrots es el nuevo proyecto gastronómico que el gran cocinero Albert Raurich (Dos Palillos, a escasos metros de este nuevo local) inauguró hace unos meses en pleno barrio del Raval de Barcelona. El concepto gastronómico que este alumno aventajado de Ferran Adría quiere implantar en este pequeño local -que, por cierto, ocupa el mismo espacio del antiguo y ya mítico Bar Raval- es tan interesante como ambigua y confusa.

Raurich y su eficiente equipo de cocina pretende hacer un recorrido histórico por el Mediterráneo -Roma, el antiguo Egipto, la Edad Media- con recetas y técnicas rescatadas  – y reinterpretadas libremente- de viejos manuscritos y recetarios sin un punto de unión demasiado preciso.

Para iniciar este  este ambicioso viaje en el tiempo, la casa ofrece tres menús (40,50 y 60 €) repletos de platos aparentemente sencillos y sabrosos en los que se utilizan técnicas milenarias -salazones, encurtidos o fermentaciones- y actuales.

El menú corto (diez platos en formato tapa/media ración más dos postres) que pudimos degustar se iniciaba con un refrescante “Xarab”  (Al Andalus, siglo. X) de frutas aromatizadas con hierbas y licor ideales para abrir boca. A continuación, unos excelentes “Puerros ancestrales” (Antiguo Egipto) asados de intenso sabor agridulce, quizás uno de los platos más logrados de todo el menú.

Después, el agradable personal del local explica, con cierta reiteración, el origen de unos impecables “Boquerones en vinagre” (Antiguo Egipto) y unas formidables “Verdura napolitanas sott´ olio” (Origen fenicio) braseadas y conservadas en vinagre.

Tampoco podían faltar unos sencillos pero agradables “Pimientos escalibados” (XVI), ni una rica “Patata al Caliu” (Peninsula ibérica, 1560) y su ali-oli autentico,  guiños evidentes a la cocina catalana tradicional. O una agradable “Cebolla negra” (Neolítico), con un toque de garum.

La “Tortilla unilateral de piñones ” (Siglo I antes de Cristo), aliñada con salsa garum y miel y cuajada en una pequeña sartén delante del cliente, es únicamente correcta. Y el “Kebab” (antigua Persia, 1500 antes de Cristo, elaborado con  cuello de cordero y acompañado de pan de pita, yogur y salsa de tomate picante, es sabroso.

Para terminar el apartado salado, dos platos de casquería no apto para todos los públicos: el “Salpicón de vaca” (mencionado en El Quijote , 1605) y unas más que llamativas “Tetas de cerda ibérica maldonado” confitadas (antigua Roma).

De postre, el equipo de Dos Pebrots propones un par de propuestas sencillas como la “Pera al vino rancio” (Roma); o “El jardín del Raval” (aquí, por suerte, no se detalla ninguna referencia histórica) un helado con hierbas y cítricos que refresca el paladar.

La carta de vinos, bastante amplía, está compuesta principalmente por vinos locales y referencias de D.O. emergentes, y el servicio, juvenil y desenfado ,cumple a pesar de las reiterativas explicaciones que se hacen de cada plato. Es imprescindible reservar, ya que los llenos suelen ser diarios.

 

Sea el primero en escribir un comentario.

Respuesta


Comparte esta página en:

twitter sharefacebook sharelinkedin sharegoogle plus shareemail sharewhatsapp share