ARARA : EL NUEVO RESTAURANTE POP DE DIEGO GALLEGOS

ARARA BISTRO BAR

Av. del Higuerón, 48, Fuengirola, Málaga

Telf.: 607600225

Relación calidad-precio: 7 (30 €)

Texto y fotos: Lutz Petry

Después de su efímero paso por el Mercado de la Merced de Málaga -cuya nefasta gestión empresarial ha llevado al cierre de casi todos sus puestos al año y poco de su inauguración- el inquieto chef Diego Gallegos inicia una nueva aventura gastronómico justo al lado de su aclamado restaurante Sollo (1 estrella MIchelin).

Situado en las antiguas instalaciones del Restaurante Airen -justo encima del omnipresente Spa del Hotel Hilton-, Arara (una ave típica en Brasil) pretende ser un lugar divertido e informal en el que se pueda disfrutar de una comida de calidad que no supere los 30 -35 euros por comensal.

Y, por lo que respecta a la parte gastronómica, lo consigue con nota. En su variada carta, en la que el variopinto público de la Costa del Sol puede encontrar desde una pizza hasta un impecable ceviche peruano, Diego Gallegos impone su sello con platos internacionales -algunos rescatados de la carta de Arequipa- en los que se nota el origen brasileño-peruano del chef del caviar.

Sigue estando muy bien el “Kimchee de ahumados” (12 €), una mini ensalada de col -no tan picante como la preparación coreana original- con huevas de pescado de rio que se presenta sobre media lima fresca;  el “Calamar Japo” (16 €), macerado y terminado a la brasa; y el “Ceviche del día” -de Corvina en esta ocasión-,impecable, que se sirve con cebolla roja, camote y canchitas.

Es suculento y contundente el “Pastrani Sandwich ” (14 €), con carne rosa macerada y ahumada, encurtidos, queso ,brotes -de cuarta gama, eso si, algo un tanto incoherente en la linea ecológica y sostenible de Diego-y una buena salsa. Y es muy recomendable la “Causa limeña”  (16 €) con patatas, ají amarillo, zumo de limón y mayonesa de mariscos.

De la amplía y variada carta de este nuevo bistro-bar -que se asemeja bastante en su concepto a Bibo de Dani Garcia en Marbella- tambien llaman la atención otros platos como el “Tartar de Salchicón de Trucha” (12 €), el “Bao Pato Pekinés” (11 €) o el “Pollo Sathai” (14 €).

El servicio, aún en rodaje, es voluntarioso, y la carta de vinos, con algunas referencias internacionales interesantes, está bien escogida. Falla un tanto la luz, demasiado tenue para un restaurante,  y la selección musical -amplificada a un volumen excesivo- , que no está a la altura de la refinada cocina de Diego Gallegos.

 

Leave a Reply